Una de las ramas que mas se han desarrollado en la medicina en general es la relacionada con la regeneración de los diferentes tejidos que conforman el cuerpo humano. Siendo así, podemos encontrar muchas líneas de investigación acerca de los mecanismos por los que se regula la vida de la célula, desde los famosos antioxidantes (para lucir siempre joven) hasta las ultimas investigaciones en regeneración neuronal, todas ellas con un objetivo común: frenar o corregir los efectos del paso del tiempo, o de alguna lesión, sobre nuestros tejidos.

En el campo de la odontología, las investigaciones dirigidas hacia la regeneración de los tejidos están en constante avance. Existen igualmente muchas áreas de desarrollo dentro de la propia odontología, siendo en Implantología y Periodoncia los principales motores en cuanto a procesos de regeneración guiada de tejidos, tanto osea como de tejidos blandos.

Se sigue un protocolo de tratamiento en los tubos de extracción del paciente, obteniendo el Plasma Rico en Factores de Crecimiento.

Una de las investigaciones que más se está desarrollando y que ofrece excelentes resultados en su aplicación en la clínica es la desarrollada por BTI (BioTechnology Institute), Endoret® (prgf®)  . Esta empresa con origen en Vitoria y representación internacional es un ejemplo perfecto de como el desarrollo científico y técnico pueden entrelazarse con total armonía, lo que se concreta en avances para el profesional en la clínica y, siempre como objetivo principal, en la mejora de los tratamientos que podemos ofrecer a nuestros pacientes.

El proceso comienza con una extracción de sangre del paciente, con la que posteriormente, siguiendo un estricto (y protegido) protocolo de actuación se obtendrán diferentes preparados para poder utilizar en la regeneración de diferentes tejidos, produciéndose la estimulación de la cicatrización.

En el siguiente enlace puedes ver alguno de los vídeos que la empresa BTI tiene publicados en Youtube:

http://bti-biotechnologyinstitute.com/es/canal-bti/tecnologia-endoret-prgf-cirugia-oral/

Hoy en día vivimos en la época de la “Medicina Basada en la Evidencia”, de tal manera que para que una técnica o producto sea aceptado en la comunidad profesional (científica y clínica) ha de demostrar su efectividad y eficacia publicando estudios científicos en revistas especializadas. Dentro de las técnicas de regeneración de tejidos vemos como la utilización del Endoret® (prgf®) está respaldada por un gran número de estudios y publicaciones científicas internacionales de elevado impacto.

 

IMG_9460

Con la centrifugación se consiguen separar los diferentes componentes de la sangre

Como principales ventajas de esta técnica tenemos que:

Es 100% biocompatible y seguro. En más de un caso, los pacientes nos han preguntado sobre la procedencia de los materiales usados en los procesos de regeneración (como el injerto de hueso o membrana), que son normalmente de origen animal. Al utilizar esta técnica, el origen es el propio paciente, por lo que es totalmente compatible y las posibilidades de rechazo o de reacción alérgica, ya de por si extremadamente raras, desaparecen.

Se tiene un total control sobre su activación y su uso. El protocolo diseñado por BTI marca los pasos con total precisión, de tal manera que el proceso está controlado de principio a fin, sin espacio para la improvisación.

La preparación no contiene leucocitos, evitando su actividad proinflamatoria. Cuando se produce el centrifugado, la muestra se divide en diferentes partes, quedando el Plasma en la parte superior del vial y los hematíes (glóbulos rojos) abajo. Entre medias existe una capa muy fina donde se localizan determinadas sustancias (las interleucinas y los leucocitos entre otras) que producen una reacción de inflamación en los tejidos. La inflamación es un proceso natural y necesario en la cicatrización y remodelación de los tejidos, pero en el caso de utilizar las técnicas de regeneración debemos evitarla en la medida de lo posible. El protocolo de trabajo controla perfectamente este aspecto, por lo que la inflamación también se reduce notablemente.

Una vez centrifugada la sangre se establecen las fracciones a utilizar, quedando la parte a evitar por debajo del margen de seguridad.

El protocolo es sencillo y rápido para llevarse a cabo sin complicaciones en la clínica. Tras la extracción, sólo son necesarios 8 minutos de centrifugación y 20 minutos de preparación, por lo que el tiempo de sesión se acorta enormemente, pudiendo realizarse tratamientos completos en tiempo récord.

Como añadido importante en el área que nos atañe, se han descrito potentes propiedades bacteriostáticas, dificultando el desarrollo de posibles afectaciones por bacterias, valor relevante cuando se trabaja en una cavidad con tanta actividad bacteriana como la boca.

El horno donde se “cocina la magia”

Otro de los puntos fuertes es el gran potencial terapéutico de esta técnica, que demuestra una gran versatilidad para diferentes aplicaciones clínicas. Dentro de esa gran versatilidad, en la clínica utilizamos esta técnica en varias áreas, por ejemplo:

En cirugía, en los procesos de regeneración en cirugías orales, por ejemplo al extraer las muelas del juicio acelerando el ritmo al que nuestro cuerpo se recupera y cicatriza, y en cirugías más complejas como la elevación de seno con ventana, tanto mezclado con el injerto de hueso como conformando una membrana que proteja dicho injerto, favoreciendo y potenciando la regeneración de hueso y evitando utilizar en la medida de lo posible productos extraños al propio individuo.

En IOCdof, en el tratamiento de  los procesos degenerativos de las Articulaciones TemporoMandibulares (ATM). De hecho esta técnica ha adquirido fama internacional al tratarse con ella varias personalidades, como Rafa Nadal o el mismísimo Rey Juan Carlos I, y ya desde sus inicios, la utilización en traumatología y deporte ha estado muy respaldada.

En estética, obteniendo muy buenos resultados, en el control de las arrugas de expresión (el llamado efecto “lifting”) produciendo además un resultado mucho más equilibrado que otras opciones como la silicona, puesto que se trata de un estímulo biológico y no de un relleno, que el día de mañana pueda verse “fuera de sitio”.

Si quieres más información acerca del uso del Plasma enriquecido en Factores de Crecimiento Endoret® (prgf®) no dudes en pedir cita en nuestra consulta.

 

 

Anuncios